LA FORMACIÓN EN SEGURIDAD VIAL

¿Y, PARA QUE?

seguridad-vial-tres-cantos fotonoticia_20150309115152_665 Road-Safety-960
 
Empezamos por decir que al final del artículo les haremos una propuesta concreta de capacitaciones en Seguridad Vial. Con contenidos y fines más allá de lo estándar. 

 Continuemos por transcribir una situación real que me inspiró a escribir el presente artículo:

 

“- Buenas tardes, estamos interesados en una capacitación sobre seguridad vial para nuestro personal de conductores y monitoras. Es un grupo de aproximadamente 150 personas.”

“- Con mucho gusto. Según conocemos, normalmente estos programas se enmarcan en las directrices del PESV y del CSV según las necesidades descubiertas en los análisis de diagnóstico y desempeño efectuados. En base a esto, ¿cuál sería el contenido que quisieran ver cubierto? Nosotros tenemos un programa de 27 títulos ya diseñados que normalmente responden a las necesidades más habituales pero aun así podría ser necesario diseñar alguno concreto.”

“- Quisiéramos:

  • manejo defensivo, factor humano, sensibilización.
  • actualización de normatividad de transito vigente, señalización
  • inspección preoperacional, mantenimiento preventivo, alistamiento vehicular.
  • servicio al cliente, enfocados al transporte escolar atención a víctimas y procedimientos frente accidentes de tránsito.
  • se regenera diploma de aptitud a cada conductor por conducción preventiva.

(Y añade): La fecha estimada para la capacitación es a mediados de junio y se realizaría en cuatro horas aquí en la ciudad de Bogotá, es necesario certificar a los asistentes a la capacitación y en lo posible a la empresa, quedo atento a sus comentarios.

¿Saben a qué me recuerda esta situación? A ese anuncio de agencia de viajes:

“Oferta única: conozca las 10 principales capitales europeas (Madrid, París, Londres, Roma, Viena, Amsterdam, Berlín, Copenhague, Estocolmo y Oslo) en sólo 7 días y por sólo US$ 5.000 por persona. Todos los gastos incluidos”.

¡Pues claro que están todos los gastos incluidos! No son muchos: ¿queda tiempo para comer o dormir? Nos ahorramos los restaurantes y los hoteles (se duerme en el bus). Y quien lo haga dirá luego que conoce Europa…

¿Por qué nos tomamos la Seguridad Vial tan poco en serio? No podemos dar el origen de la conversación anterior porque saberlo es más triste aún. ¿Por qué nuestras autoridades no hacen algo (de verdad) al respecto? En Colombia siguen muriendo personas (sobre todo jóvenes) de manera alarmante. Casi 5 veces más que los muertos por la violencia. ¡Basta ya!

¿Qué se pretende conseguir con las capacitaciones en Seguridad Vial?

“-¡Por favor! No me haga usted esa pregunta: ¡Pues cumplir con la normativa!”

“- y… y… y ¿ya?

“- Sí. Y ya. ¿Hay algo más?

road-traffic-accidents

Analicemos la solicitud del principio:

  1. Manejo defensivo”. ¿Otra vez? ¿Qué profesional del transporte no ha realizado esos cursos N veces en su vida?
  2. Factor humano, sensibilización”. ¿Y eso qué es? Sin duda, dicho así, es un tema fundamental para según se defina su contenido, puede ser un slogan o un master universitario. Los programas sugeridos más adelante van todos en esta línea.
  1. Actualización de normatividad de transito vigente, señalización”. ¿Otra vez? Pero, además, ¿eso qué significa?, ¿llegar a un salón y leer el Código Ncional de Transito - CNT (Ley 769 de 2002), ¿se trata de hacer de autoescuela?, ¿no tienen los asistentes licencia de tránsito? Las señales no han cambiado últimamente (por cierto, deberían) y las normas de tránsito tampoco (y también deberían). Por otra parte, ¿no se supone que esto ya debía estar sabido?, ¿no valdría la pena simplemente diseñar un examen de contenidos sobre el CNT y pedir que los conductores lo cumplimenten para verificar sus conocimientos?
  2. Inspección preoperacional, mantenimiento preventivo, alistamiento vehicular”. ¿Y qué tiene que saber el conductor de esto? Lo que tiene es que cumplirlo y realizar esas inspecciones y alistamientos con la periodicidad exigida, de forma seria y rigurosa y documentarlo según el procedimiento de cada empresa y denunciar las averías que se produzcan cuando se den. Y más importante: para la empresa o propietario del vehículo, realizar los ajustes o reparaciones de manera inmediata en lugares y con repuestos de origen confiable. Ya. Terminado. Otro asunto.
  1. Servicio al cliente”. Y eso, ¿qué tiene que ver con Seguridad Vial?
  2. Atención a víctimas”. Como el punto número 2. La Seguridad Vial Terciaria y Cuaternaria (el 50% de la Seguridad Vial) tiene que ver con este titular. ¿Podemos concretar un poco más, por favor?
  3. Procedimientos frente a accidentes de tránsito”. Otro tema sin duda fundamental.

 

¡Y en cuatro (largas) horas! ¡Wow! Pero seguramente si desplegamos nuestro mejor poder de convicción podrían ser cuatro horas y media. Tampoco hay que ponerse así.

Todo este despliegue de titulares podría darnos como resultado un programa de capacitación de varios centenares de horas (muchos diplomas del SENA juntos) impartidos por profesionales de muchas disciplinas (médicos, psicólogos, técnicos en vehículos, conductores, policías…). Pero no se trata de eso: “La fecha estimada para la capacitación es a mediados de junio y se realizaría en cuatro horas aquí en la ciudad de Bogotá”. Y ahora lo verdaderamente importante: “es necesario certificar a los asistentes a la capacitación y en lo posible a la empresa”. Es decir (interpreto y resumo), “ya sé que lo que quiero es repetitivo y hueco y solo me interesa el titular, pero terminemos con esto, hazlo rápido (cóbrame poco) pero dame el certificado que sirve para justificarme”.

Y yo repito las preguntas de antes: ¿Por qué nos tomamos la Seguridad Vial tan poco en serio?, ¿por qué nuestras autoridades no hacen algo (de verdad) al respecto? A lo mejor, el protagonista de esta conversación de verdad piensa que de este modo ahorra dinero…

Hasta aquí, una crítica destructiva. No aporto nada. Y no es ese el compromiso que adquirimos con nuestra audicencia. Ahora, haciendo honor a lo comprometido, en general y en este mismo artículo, les proponemos el siguiente programa:

  1. Aplicado a conductores, monitoras y familiares de ellos. Aplicado igualmente a otros empleados de la empresa y sus familiares.
  2. Desarrollado sobre un periodo mínimo de dos años con sesiones impartidas con una periodicidad máxima trimestral con fechas, asistentes y contenidos comprometidos.
  3. Con evaluación de desempeño (en el caso de los profesionales) y emisión de certificados de aptitud (no de asistencia) de cada tema o bloque de temas en su caso.
  4. Objetivos (un resumen):
    1. identificar las causas principales de accidentalidad
    2. identificar los factores principales de accidentalidad
    3. identificar las consecuencias de un accidente
    4. disponer de información que permita identificar los riesgos externos y factores internos de accidentalidad
    5. identificar factores de comportamiento propios y de terceros que afectan e influyen
    6. identificar valores y actitudes sociales deseables
    7. conocer las estructuras urbanas y la tecnología en los vehículos
    8. conocer técnicas y normas de conducción útiles más allá de las recogidas en el CNT
    9. enfatizar sobre la población vulnerable (tema principal del IVIA 2016)
  5. Contenidos (una propuesta):

Y para finalizar, a las autoridades, solicitamos de momento un impuesto/tasa/sanción sobre los accidentes de tránsito que involucren transporte profesional y aplique al conductor, a la empresa para la que trabaja y a la empresa que contrata de forma solidaria, no subsidiaria. Así, en cadena, aguas arriba, seguro que alguien hace algo en serio más allá que para justificarse. Y entonces veremos cómo los programas de formación y capacitación se diseñan y desarrollan en serio. Y el resto de políticas y prácticas orientadas a la Seguridad Vial.

 

CONTÁCTENOS